China en Guatemala

En la búsqueda del Dim Sum y Ta Pin Lu auténticos en Ciudad de Guatemala 

Por Esvin Alarcón

4 min

Hubiera querido escribir este texto siendo un cocinero, como sí lo fueron algunos de mis antepasados que emigraron a Guatemala desde Cantón. Mi mamá, me cuenta que mi bisabuelo tenía su propio huerto de legumbres en el patio de su casa, y que el espacio de la cocina era uno de los más preciados para los “paisanos”, como se dicen entre sí los migrantes chinos en varios países latinoamericanos. Mi bisabuelo junto a otros paisanos se reunían entonces a cocinar y preparaban ellos mismos una amplia variedad de platillos que iban desde embutidos hasta postres chinos. Y, que por supuesto, estaban destinados para compartirlos con la familia y los amigos. 

Bing-Bing-Restaurante-Chino-Comida-China-Dim-Sum-Guatemala-Zona-9-40.jpg

En cambio, escribiré simplemente con hambre. La misma hambre que me llevó a inquirir sobre las historias detrás de mi apellido materno y más allá de mi historia particular; al preguntarme qué historias migratorias hay en un sentido más amplio en las Américas y el mundo en general. En un texto anterior publicado por Mr. Menú, me enfoqué en introducir algunas referencias en las que establecí la relación que concibo entre migración y su consecuente vaivén entre hambre y satisfacción, y entre procesos migratorios y procesos coloniales, de los cuales la comunidad china es parte fundamental. 

Cada uno de nosotros sabe que no hay casi nada que nos vincule más con nuestro pasado que la memoria que imprimen los olores sobre nuestra sensibilidad, y de su correlación con el sentido del gusto. Sabemos bien que los sabores se olfatean y que ese registro nos puede transportar a momentos emocionantes de nuestra vida, de la nostalgia del hogar, por ejemplo. Por otra parte, cuando viajamos a una cultura extranjera solemos buscar lo local, la búsqueda de una experiencia auténtica, y ese es precisamente uno de los criterios que Mr. Menú y yo tuvimos en consideración para ofrecerles opciones de los dos restaurantes favoritos de la comunidad china en Guatemala: Bing Bing Original y Yi-HOU

Fue así, como fuimos a cada uno de los restaurantes y cuya experiencia trasladamos para ustedes a través de este ensayo visual.

Bing Bing, “el original”: Día de Muertos sin fiambre

Bing Bing “el original” nace con el emprendimiento de Amán, quién estudió y luego trabajó como cocinero en China durante varios años. Amán decide emigrar alrededor de 1994, tocando suelo guatemalteco por primera vez en Puerto Barrios donde intentó hacer negocios sin lograr el éxito que buscaba. Antes de aventurarse a venir a Guatemala se casó con Michelle, a quien una vez establecido en Guatemala, manda a traer a China para acompañarlo en esta nueva aventura. A inicios del 2000 ambos se mudan a la capital. Amán comienza a vender de manera autónoma sus platillos, teniendo mucho éxito. Al darse cuenta que a los capitalinos les encanta su sazón cantonesa, en el 2004 decide fundar Bing Bing junto a unos socios, que hoy en día son los propietarios del Bing Bing de la zona 10. Michelle cuenta que cuando se casó en China, no sabía nada de cocina ni de llevar un negocio de restaurante. Hoy es toda una experta y se siente muy orgullosa de llevar varios años manteniendo viva la filosofía del restaurante: servir buena comida a un precio justo.

Continua leyendo el artículo aquí

2. YI-HOU: la mejor olla caliente

Tengo la impresión que el Ta Pin Lu de Restaurante Yi Hou es un platillo menos socializado en Guatemala, pero que genera mucho interés y no es para menos. Se basa en una hornilla encendida al centro de la mesa, con una olla con sopa en constante ebullición. El fuego que mantiene la sopa a alta temperatura sirve de método de cocción para todos los ingredientes crudos que se sirven. De esta manera, los comensales se convierten en cocineros de su propio platillo que involucra una serie de vegetales y, sobre todo, que dispone una serie de carnes provenientes de todos los ecosistemas posibles: el mar, el cielo y la tierra. 

Continua leyendo el artículo aquí

Experiencias

Te puede interesar

Xela Contemporánea: Distinto

La Media Cancha